Reemplazando el huevo y los lácteos en una dieta vegana




Veganismo es la forma de vida la cual excluye todo alimento, producto y derivado (comestible, vestuario y de uso diario) que sea animal, o tenga sustancias animales o en las cuales halla habido crueldad o explotación.
Al no consumir derivados del animal, el vegano encuentra todo lo que necesita en los alimentos y productos 100 % vegetales. Los productos veganos son totalmente vegetales y no contienen nada de sustancias animales.
¿Pero que hay de los lácteos y el huevo?
Contrario de que se cree de que el consumir lácteos y huevo no ocasiona daño a los animales; éstos derivados son parte de un sistema de explotación y cría intensiva donde los animales son tratados como producto (las vacas son verdaderas máquinas lecheras y las gallinas son máquinas de poner huevos).
Las alternativas veganas de reemplazar los lácteos y el huevo son las leches vegetales y los sustitutos de huevo.También hay simples maneras de hacer una receta sin huevo o con otro ingrediente que reemplaza perfectamente al huevo.


Veganismo y proteínas


El vegano(a) cubre sus necesidades proteicas al consumir variados vegetales en cantidades normales, además incluye en su alimentación legumbres (que son buena fuente de proteínas), cereales, frutas de todo tipo, frutos secos, aceites vegetales, semillas, germinados, panes, alimentos integrales, arroz y pastas sin huevo.
Estos alimentos consumidos en raciones normales a lo largo del día le aseguran a una persona vegana una buena ingesta de nutrientes esenciales para el organismo.
También es importante que el vegano(a) se preocupe de ingerir vitamina B12 (única vitamina no presente en los alimentos vegetales) en cereales fortificados con B12, levaduras nutricionales, alimentos fortificados con B12 (como por ejemplo carne de soya fortificada, leche de soya con B12), y suplementos; aunque la ingesta de esta vitamina es una pequeña cantidad es conveniente asegurarse de obtener buenas fuentes fiables de B12.